Puerta estrecha

El Señor es mi Pastor
(Salmo 23)

Yo también soy un mortal, como todos los hombres, y descendiente del primero,
que fue formado de la tierra. De carne fui modelado en el seno de mi madre,
durante diez meses fui tomando consistencia en su sangre,
a partir de la semilla del varón y del placer que va unido al sueño.

Al nacer, también respiré el aire común; y, al caer en la tierra que a todos nos recibe,
lo primero que hice, como todos, fue llorar. Me criaron con mimos entre pañales.
Ningún rey comenzó de otro modo su existencia,
pues el comienzo y el final de la vida son iguales para todos.

Por eso rogué, y me fue dada la prudencia; supliqué, y vino a mí el espíritu de sabiduría.
La he preferido a los cetros y a los tronos, y a su lado en nada he tenido la riqueza.
Ni siquiera la he comparado a la piedra más preciosa, pues todo el oro ante ella es un poco
de arena,y a su lado la plata no pasa de ser lodo.

La he amado más que a la salud y a la belleza, y la he preferido a la misma luz,
Porque su resplandor no tiene ocaso. Todos los bienes me han venido con ella,
tiene en sus manos riquezas innumerables. Son fuente de gozo, porque los trae la sabiduría,
aunque yo no sabía que ella era su madre.

La aprendí con sencillez, sin envidia la comparto, y no escondo a nadie sus riquezas.
Porque es para los hombres un tesoro inagotable, y los que la adquieren se ganan la amistad
de Dios, pues los dones de la instrucción los recomiendan.

 

Texto para la oración
(Mt 7, 13-14)

Dos caminos

Entrad por la puerta estrecha,
porque es ancha la puerta y espaciosa el camino
que lleva a la perdición, y son muchos los que
entran por él. En cambio es estrecha la puerta
y angosto el camino que lleva a la vida,
y son pocos los que lo encuentran.

 

Reflexión

Desde la creación, la persona busca su propia identidad, busca saber quién es, busca su propia verdad y la verdad de todas las cosas, busca la verdad de la vida. La búsqueda marca la vida, a no ser que uno viva muerto en vida, sin búsqueda, sin preguntas, dejándose llevar.

Pero, la búsqueda de la «verdad vital», puede hacerse desde perspectivas bien distintas.

Puedo buscar mi verdad desde la comparación con «lo que se lleva» en mi entorno. Es vivir desde las modas, desde mayorías, desde «fuera» en definitiva. Es caminar a favor de corriente, haciéndome «normal» en medio de los demás.

Puedo buscar mi «verdad vital» desde normas impuestas o metidas dentro desde hace mucho tiempo. Normas morales, normas de fidelidades aprendidas… Y vivo mirándome desde esa mirada legal: mirando si coincido con lo que me dicen que «debo hacer» o no coincido. Es también vida desde fuera, desde la ley o la norma.

Puedo buscar «mi verdad vital» desde mi conciencia. Sabemos que, en el fonfo, la conciencia propia es la medida básica de la vida. Pero, ¿desde dónde he alimentado mi conciencia, desde el exterior, desde la norma… o desde la relación con el Señor? ¿Mi sabiduría de vida dónde tiene su fuente?

Aquí es donde se entiende el texto que proponemos este mes para la oración (Sab 7, 1-14). La prudencia, la sabiduría, es un don que el Señor nos da. En la relación con el Señor es donde nos hacemos con la «verdad vital».

Esa sabiduría que «cose», que unifica, la historia personal en una unidad.

Lo que hace vivir de verdad es esa sabiduría, esa prudencia, esa luz de vida, que se me ha dado. Se me ha dado, no es mía («me fue dada la prudencia», «vino a mí el espíritu de sabiduría»).

Porque es dada, hay que pedirla («rogué», «supliqué»). El don no se compra, ni se paga, ni se merece. El don se pide, se recibe, se agradece. Es don gratuito.

Y desde esa sabiduría, nace una nueva jerarquía de valores y de preferencias: «No la he comparado», « la preferí», «la he amado»…:
Es una luz inigualable…
Es fuente de todos los bienes…
Es fuente de gozo…
Es tesoro sin par…
Es un don que nos hace amigos de Dios…
Y es un don que se comparte…

Este camino de verdad interior, de sabiduría, supone jugar limpio con uno mismo. Supone la certeza de que puedo vivir de otra forma. Conciencia de que tengo que arriesgar caminos nuevos, salir a la intemperie.

Hay que «entrar por la puerta estrecha» del don (Mt 7, 13-14). Mi vida actual –la que responde a modas o normas– puede parecer más fácil, de caminos más amplios, de formas más «normales», pero el Señor del don me llama a entrar por la puerta estrecha. Esa puerta estrecha es la que nos abre el camino de la sabiduría. Pasando por la puerta estrecha del don –contra corriente– se aprende a vivir, se aprende a crecer, se adquiere conocimeinto de sí mismo, se recibe la verdad de mi ser y el sentido de mi vida. Eso sí, hay que hacerse pequeño para entrar por la puerta estrecha. Para seguir a Jesús hay que entrar por la puerta del servicio. El camino que lleva a la vida es estrecho.

***

Preguntas para hacer trabajo interior:
¿Me siento «sabio»? O ¿me dejo llevar por lo fácil, por lo de todos?
¿He pedido algunas vez a Dios el don de la «sabiduría»?
¿Puedo decir que he vivido la experiencia de lo que Dios da?
¿Me atrevo a arriesgar mis caminos en manos de Dios o prefiero controlar yo mi vida?
En este momento de mi vida, ¿cuáles son mis preferencias?, ¿qué busco?
Es bueno que pidas el don de la sabiduría, la sabiduría de saber vivir. Pedir el Espíritu para atravesar la puerta pequeña del seguimiento de Jesús. No es lo mismo saber cosas que saber vivir.

 

Canciones

Puedes vivir la confianza de estos dos cantos:

1) Escucha mi oración

(Traducción del texto en euskera)

Escucha mi oración
Escucha mi oración, escúchala, Señor,
espero en ti, ten misericordia.

Escúchame, Señor, escucha a este pobre.
Sálvame, que he sido fiel contigo.
Piedad, Señor, te estoy llamando,
Señor bueno, tengo el alma hacia ti.
Eres rico en perdonar al que mendiga,
escucha, acoge mi oración.
En el día del peligro te llamo,
nadie sabe salvar como tú.
Todos los rincones de la tierra te alabarán,
Señor grande, eres admirable.
Enséñame, oh Dios, el camino de la justicia,
la verdad y el temor de tu nombre.
Te alabo, alabado sea tu nombre.
Has guardado mi alma del abismo.
Unos soberbios, Señor, se alzan contra mí,
gente que no ama tu nombre.

 

2) Mi alma en paz

(Traducción del texto en euskera)

Guarda, Señor,
mi alma
junto a ti.

Mi corazón no es ambicioso,
no busco grandezas.
Tengo el alma en paz, Señor,
no busco cosas grandiosas.
Como un niño en brazos de su madre:
así tengo mi alma en silencio.
Israel, mantente siempre en el Señor,
que él es tu fuerza.

 

Poema de Iñaki Beristain

Soy demasiado listo
para ser sabio.
Demasiago grande
para entrar por la puerta.
Demasiado orgulloso
para recibir el don.
Demasiado inflado para caber en algún sitio.
¡Qué sé yo, Señor,
sino llorar!
¡Qué tengo cierto, Señor, sino la muerte!
Pero, tú, Señor,
has llenado de Espíritu
el primer barro:
¡aliento de Sabiduría!
Has alabado al humilde
para que atravise la puerta que lleva a ti,
siendo pequeño
con los pequeños de la sociedad,
siendo pobre con los pobres.
Tu Sabiduría es ahora
la fuente de todo los dones,
nada me falta,
nada es escaso.
Tu Sabiduría, Señor,
me mantenga como niño,
que tu don me haga
humilde y simple.

 

Petición de la sabiduría
(Libro de la Sabiduría 9 –trozos–)

Dios de los Padres y Señor misericordioso,
que hiciste todas las cosas con tu palabra,
y con tu Sabiduría formaste al hombre,
para que dominara a los seres que tú creaste:
dame la Sabiduría, que comparte tu trono,
y no me excluyas del número de tus hijos.
Porque yo soy tu servidor y el hijo de tu servidora,
un hombre débil y de vida efímera,
de poca capacidad para comprender el derecho y las leyes;
y aunque alguien sea perfecto entre los hombres,
sin la Sabiduría que proviene de ti, será tenido por nada.
Contigo está la Sabiduría, que conoce tus obras
y que estaba presente cuando tú hacías el mundo;
ella sabe lo que es agradable a tus ojos
y lo que es conforme a tus mandamientos.
Envíala desde los santos cielos,
mándala desde tu trono glorioso,
para que ella trabaje a mi lado
y yo conozca lo que es de tu agrado:
así ella, que lo sabe y lo comprende todo,
me guiará atinadamente en mis empresas
y me protegerá con su gloria.
Entonces, mis obras te agradarán.

Búsqueda

Archivos

Powered by mod LCA